SER O NO SER ONLINE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Artículo de Elena Subirà productora de Paral·lel 40, publicado en el Infoproa de lunes 22 de junio de 2020

El paso al online de la oferta cultural y en especial de los festivales de cine, ha sido los últimos meses de confinamiento uno de los temas más comentados, debatidos e incluso cuestionados. Son muchas las puertas que se han abierto, en el caso del audiovisual, con la opción online. Ya sea a las propias películas, como las salas de exhibición o a los mercados y festivales, como sería el caso del DocsBarcelona, que hemos visto en la ventana digital una salida  ante la parada presencial. A pesar de esto, el protagonismo que han cogido las plataformas digitales ha hecho aflorar algunos aspectos que piden reflexión.

El festival DocsBarcelona hace más de 20 años que aporta, cada año, a la ciudad y a su área metropolitana una selección de documentales exclusiva e inédita que siguen 22.200 espectadorxs. De estxs, el año pasado (2019) 12.200 lo hicieron presencialmente en las salas y 10.000 lo hicieron online. Porque, ¡atención! Desde el 2011 lo DocsBarcelona tiene una parte online en Filmin.es.

Este año, con una edición puramente online a través de la misma plataforma, lxs espectadorxs han estado 138.500 (6,8 golpes más). Y esto es una muy buena noticia. Para el festival, pero también por lxs autorxs de las películas y para el sector documental en general, a pesar de los “pero” que queramos encontrar.

La primera lección aprendida es que hay una gran audiencia  que quiere ver buenos documentales y no siempre lo puede hacer, porque no puede acceder. Del total de espectadorxs que nos han seguido, “solo” 49.860 (36%) son de Barcelona provincia; es decir aquel público que sería susceptible de ir a la sala del festival. 4 veces más que los que fueron el 2019. Pero hay 88.640 más del resto de Cataluña y del Estado (64%), que si no hubiera sido por esta ventana online, difícilmente habrían podido acceder a títulos como Solo, Faith, Forman vs Forman o Winter Journey; para denominar aquellas que, a pesar de estar entre las galardonadas y/o más vistas de la edición, me puedo arriesgar a decir que nunca obtendrán distribución en sala en el Estado. Y si lo hacen, no irán más allá de las 3 o 4 principales capitales de provincia.

Solo por eso, el online ha merecido la pena, porque es nuestra responsabilidad como festival con una alta financiación pública mirar de llegar al máximo de audiencia.

La segunda lección es que, con el online, la ecuación “+ espectadorxs = + box office”, en casa nuestra no funciona. Este aspecto es el que posiblemente llevará más debate y pedirá más pedagogía. El público, en casa nuestra, no quiere pagar por el online lo mismo que para ir a la sala. Es posible que en otros países sí… El modelo de suscripción por 8-10€/mes que permite acceder a todas las personas de un mismo domicilio a un amplio catálogo de films (el mismo que vale a 1 sola persona ver 1 película a sala), hace que los espectadores se multipliquen. Sin olvidar el hecho, en el caso del DocsBarcelona (y de los documentales), que la plataforma online en cuestión sea de calidad, con un criterio editorial claro, una comunidad de público entregada, y trabaje de forma cómplice e impecable. Un lujo que pocos países europeos tienen.

Pienso que nos equivocaremos si hacemos responsables de la baja monetización del formato online, a las plataformas. La sostenibilidad del cine y de los festivales, sea en sala u online, pasa por  conseguir, entre todos, que los/las espectadorxs se den cuenta de su valor y estén dispuestos/tas a pagar por una película el equivalente al que se paga, por ejemplo, por un libro, ya sea en formado papel o digital.

La tercera lección aprendida es que el online no puede sustituir lopresencial. Sí, hemos multiplicado por 6.8 los espectadores y hemos incrementado la visibilidad del festival y de sus películas. Pero hemos perdido la esencia de lo que es un festival: un encuentro entre creadores, un encuentro entre artistas y público, un encuentro entre profesionales. Una fiesta de la cultura donde las sonrisas de los directores ante los aplausos, la emoción al ver las colas para entrar a la sala, los abrazos entre los profesionales que se reencuentran, las preguntas del público que quiere saber más, son imprescindibles para celebrar, reconocer y cerrar el círculo del esfuerzo detrás la creación y la organización. Y esto, ¡lo recuperaremos!

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
proa

ÀREA DE SOCIS

Convocatòries, ajudes i informació exclusiva per als socis de PROA

ÀREA DE SOCIS

Més informació

últimas noticias

MÁS artículos de opinión

S'han carregat totes les notícies
No hi ha més notícies
proa

ÀREA DE SOCIS

Convocatòries, ajudes i informació exclusiva per als socis de PROA

ÀREA DE SOCIS

Més informació

quieres asociarte a proa?

Disfrutarás del acceso al área de socios con información del sector audiovisual: legislación, estudios, documentos de trabajo y ayudas.

Ir arriba
proa-area-socis

Cercador

Busques una informació
en concret?

SIGUE LAS NOVEDADES DEL AUDIOVISUAL

Recibe en tu correo todas las novedades del sector audiovisual: convocatorias, festivales, formaciones y últimas tendencias