¡OH EUROPA! Coproduciendo en Europa

Artículo de Adrià Monés, productor de Fasten Films, publicado en el Infoproa del lunes 23 de septiembre de 2019.

Hace más de 25 años de la extraordinaria serie de la compañía Dagoll Dagom, que mostraba las andanzas de una serie de personajes catalanes por los 12 países de una recién estrenada Unión Europea. Recuerdo cómo los personajes, al ver monumentos tan icónicos como Torre Eiffel o el Big Ben, exclamaban: “¡Me la imaginaba más grande!” Siendo todavía un adolescente, notaba en sus palabras cierta ilusión por el proyecto europeo, por formar parte de una red que nos permitiría compartir conocimiento y cultura.

A día de hoy, en tiempos del Brexit, de nacionalismos antieuropeistas, y de una profunda tristeza (y rabia) por la tragedia del mar que baña nuestras costas, la situación es bien diferente. El descrédito hacia Europa se abre camino en un mundo donde la cooperación parece la única forma de mantener viva nuestra cultura, dada la falta de medios y estímulos de nuestras instituciones públicas para fomentarla.

A lo largo de mi experiencia he trabajado con productores de países tan dispares como Portugal, Bélgica, Suiza, Polonia, Irlanda, Canadá o Francia y siempre he tenido la misma sensación de estar perdido al principio. La primera barrera es la idiomática; incluso en el caso de nuestros vecinos portugueses donde uno, si se despista, también puede quedarse “lost in translation”.

Sea como sea, el obstáculo del idioma es el más fácil de superar. El sistema actual de coproducciones exige muchos esfuerzos a la hora de intentar cuadrar el diseño de producción que requiere la película, con los condicionantes que arrastra cada uno de los coproductores. Siento como si estuviéramos más preocupados de nuestros Excell y del sistema de puntuación de una subvención, que de crear una cultura compartida, de escuchar lo que el otro tiene que decir para mejorar el resultado de un proyecto colectivo. El cine, no lo olvidemos, es un trabajo en equipo.

Por ello, estoy convencido de que aquellas películas europeas que cuentan con la visión creativa y local de productores de diferentes países contienen la esencia de esa Unión Europea que, a día de hoy, parece desmoronarse. Os animo a que luchemos por salvarla desde nuestro territorio, desde nuestro trabajo diario, reclamando -por ejemplo- la implementación de un sistema de ayuda a coproducciones minoritarias para que podamos formar parte de los proyectos de nuestros países vecinos. De otra manera, seguiremos descubriendo historias magníficas en foros de coproducción y otros eventos de industria con la impotencia de no encontrar la forma de apoyarlas.

La diversidad, la suma de culturas y lenguas son algunas de las grandes  riquezas de nuestro continente. Sólo necesitamos políticos comprometidos y medidas valientes que ayuden a que el talento se pueda concentrar en lo esencial: el arte de contar historias.

Proficcio-logo
ASSOCIACIÓ DE PRODUCTORES DE FICCIÓ

Coneix Proficció

Més informació

últimas noticias

MÁS NOTICIAS SOBRE PROFICCIÓ

S'han carregat totes les notícies
No hi ha més notícies
Proficcio-logo
ASSOCIACIÓ DE PRODUCTORES DE FICCIÓ

Coneix a Avant

Més informació

ÚLTIMAS NOTICIAS

S'han carregat totes les notícies
No hi ha més notícies

por qué formar parte de proa

Si tu productora se hace socia de PROA, podrás disfrutar del servicio de prensa, asesoramiento de tus proyectos, participar en networkings para socios y acceder al área privada para consultar documentos internos, propuestas, avisos y convocatorias

Ir arriba