Lo peor de la injusticia

Francesc Escribano

Francesc Escribano

Periodista y profesor universitario
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Francesc Escribano reflexiona sobre el déficit estructural histórico, la carencia de definición y de equilibrio entre el territorio público y el privado en el sector audiovisual

Francesc Escribano reflexiona sobre el déficit estructural histórico, la carencia de definición y de equilibrio entre el territorio público y el privado en el sector audiovisual
Lo peor de la injusticia no es que sea injusta, no, el problema es que te acabas acostumbrando. Es lo que pasa siempre, un vez superada la primera fase de sorpresa y de indignación, irremediablemente tendemos a acomodarnos en la aceptación resignada de una situación que nunca se tendría que haber producido pero que, con el paso del tiempo, lo acabamos considerando como de lo más normal. Sólo la insistencia y la perseverancia en la denuncia, por más inútil que pueda parecer de entrada, es el único argumento para la esperanza.
Cómo que hoy esto va de la injusticia que vivimos y de la respuesta que tenemos que dar, puede dar la sensación que estoy entrando nuevamente en consideraciones políticas generales poco adecuadas para este medio en el que escribo. Tranquilidad. La injusticia de la que hablo y a la que todos nos hemos acostumbrado es política, sí, pero no está relacionada con la realidad política catalana actual. Tiene que ver con nuestro sector, concretamente con un déficit estructural histórico, la carencia de definición y de equilibrio entre el territorio público y el privado en el audiovisual. La cosa viene de lejos, de los tiempos de Franco, de los inicios de la televisión en nuestro país y del uso y de la utilización que el régimen de la época hizo del nuevo invento.
Ahora que se divisa una nueva etapa en TVE, ante las nuevas y grandes expectativas de cambio que se están abriendo con esta nueva etapa, conviene recordar cuál es el pecado original del audiovisual español, el origen de todos nuestros males. Lamentablemente, tiene mucho que ver con la influencia que tuvieron aquellos años de dictadura y con la ausencia de un debate sobre la función social de la televisión (como sí que pasó en el resto de Europa) también con la inexistencia de organismos de regulación o de autocontrol, con la carencia de exigencias y de asunción de responsabilidades por parte de las televisiones privadas en el momento de su aparición, como sí había pasado en el resto de Europa, y, finalmente, con la indolencia gubernamental y de la clase política en general a la hora de defender la pluralidad informativa, la independencia en la gestión y el valor ciudadano y de servicio de la mayoría de las televisiones públicas, locales, regionales y nacionales. Un país donde el contenido de muchas televisiones públicas apenas se diferencia de la oferta de las privadas, donde el control y la influencia directa de los partidos políticos en sus estructuras de poder es infame, donde los compromisos que tendrían que mantener las televisiones privadas son sistemáticamente incompletos, donde, cuando la crisis aprieta, se acaba de manera repentina y torpe con la publicidad de TVE para redistribuir esos ingresos entre las cadenas privadas que controlan ahora el mercado con mano de hierro. En fin, un país con un sector audiovisual que, no sólo ha sido tratado injustamente, sino que, lo que es más grave, nos hemos acostumbrado a esta situación como si fuera la cosa más natural del mundo.
P. D. Y para acabar y en relación a aquello que decía al inicio… Esto de la injusticia y de habituarnos a ella, aparte del que pasa en el sector audiovisual, también vale por aquello que pasa desde hace unos meses en nuestro país. Y más después de ver el documental que pasó el jueves TV3. Me perdonaréis, pero lo tenía que decir.

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
proa

ÀREA DE SOCIS

Convocatòries, ajudes i informació exclusiva per als socis de PROA

ÀREA DE SOCIS

Més informació

últimas noticias

MÁS artículos de opinión

proa

ÀREA DE SOCIS

Convocatòries, ajudes i informació exclusiva per als socis de PROA

ÀREA DE SOCIS

Més informació

ÚLTIMAS NOTICIAS

quieres asociarte a proa?

Disfrutarás del acceso al área de socios con información del sector audiovisual: legislación, estudios, documentos de trabajo y ayudas.

Ir arriba

SIGUE LAS NOVEDADES DEL AUDIOVISUAL

Recibe en tu correo todas las novedades del sector audiovisual: convocatorias, festivales, formaciones y últimas tendencias