EL AUDIOVISUAL BALEAR, EN LA CUERDA FLOJA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Artículo de Aline Tur, productora de CEF Produccions Audiovisuals y presidenta de APAIB, publicado en el Infoproa de lunes 15 de junio de 2020

El audiovisual en las Islas Baleares vive momentos agridulces. Mientras nuestras producciones son bien recibidas fuera de nuestro territorio, nos encontramos con una crisis que poco tiene que ver con pandemias, sino mucho con la carencia de valor que se da a nuestra actividad económica en particular, y a la cultura como sector productivo en general.

Ninguna televisión autonómica ha recortado su inversión en producción de contenidos un 20%, como está haciendo este año la televisión autonómica de las Islas Baleares, IB3. Al contrario: cada día, en otras comunidades, vemos ejemplos de como los responsables políticos deciden dar un golpe de mano al sector audiovisual apostando por la producción e inyectando partidas extraordinarias en este momento de crisis. Podríamos decir que los responsables de esta situación no saben las consecuencias que tienen sus acciones. Sería grave, la ignorancia. Pero aquello realmente grave es que el problema parece ser el de una pasividad extrema, que no tiene miedo de las consecuencias.

Hace pocos días el sector audiovisual hizo un llamamiento en el Gobierno de las Islas Baleares para explicar que recortar el presupuesto de la televisión autonómica supondrá no solo menos programación, sino cierre de productoras, precariedad y paro. El mismo Gobierno que decidió mejorar las condiciones de los trabajadores de la subcontrata de informativos, decide no hacer nada para evitar que las productoras y sus trabajadores desaparezcan, más allá de crear una convocatoria de 300.000 euros que no será suficiente para salvar nada.

Pensamos que es importante apostar por un sector, el nuestro, que durante la fase de recuperación económica experimentó un crecimiento de la ocupación que duplicó al del resto del tejido productivo balear, que genera un valor añadido sucio de 64,9 millones de euros anuales y que tiene unos 1.200 trabajadores afiliados a la Seguridad Social. Las Islas Baleares pueden ser más que turismo, y lo estamos demostrando.

El hundimiento de un sector productivo nunca es fruto solo de la casualidad o de las circunstancias. Es una decisión que se toma por parte de aquellos que, como las administraciones públicas, tienen en sus manos la salvación. A veces, como este caso, pequeñas decisiones pueden suponer la aniquilación de todo un sector o su permanencia como fruto de riqueza económica, social y cultural. Si el sector audiovisual, finalmente, se hunde, habrá estado por una decisión del Gobierno de las Islas Baleares que, con sus medidas o la carencia de ellas, habrá condenado este tejido productivo y sus trabajadores a la extinción. El Gobierno no se puede quedar parado ante este hecho o será, finalmente, responsable de sus consecuencias tanto para las empresas como para los trabajadores y sus familias.

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
proa

ÀREA DE SOCIS

Convocatòries, ajudes i informació exclusiva per als socis de PROA

ÀREA DE SOCIS

Més informació

últimas noticias

MÁS artículos de opinión

proa

ÀREA DE SOCIS

Convocatòries, ajudes i informació exclusiva per als socis de PROA

ÀREA DE SOCIS

Més informació

quieres asociarte a proa?

Disfrutarás del acceso al área de socios con información del sector audiovisual: legislación, estudios, documentos de trabajo y ayudas.

Ir arriba
proa-area-socis

Cercador

Busques una informació
en concret?

SIGUE LAS NOVEDADES DEL AUDIOVISUAL

Recibe en tu correo todas las novedades del sector audiovisual: convocatorias, festivales, formaciones y últimas tendencias