EL CONCURSO

Artículo de Tono Folguera, Vicepresidente de PROA y productor de Lastor Media, publicado en el Infoproa del lunes 16 de septiembre de 2019.

El agosto del año pasado recibí una llamada que me iba a trastornar, inesperadamente, las vacaciones. Un representante del PDCAT me preguntaba si estaría dispuesto a ser miembro del comité de expertos que tenía que resolver el concurso público que el Congreso de los diputados iba a poner en marcha para renovar el Consejo de Administración de la Corporación RTVE. Necesitaba una respuesta urgente porque el comité se tenía que reunir con urgencia. Cómo os podéis imaginar, tuve muchas dudas: ¿Quién soy yo para ser experto de nada? ¿Merece la pena exponerme a ve a saber qué? Pero los que me conocéis ya sabeis que estos temas me ponen, pensé que después de veinte años trabajando para las televisiones públicas y trabajando desde PROA para mejorar el sector audiovisual, mi punto de vista podía servir de algo y, está claro, no os esconderé que vivir en primera persona un “acontecimiento” como este, pues también tenía su morbo.

Antes de aceptar, la única pregunta que le hice a mi interlocutor fue si tendría plena libertad de acción o me tendría que ceñir a las directivas políticas del partido que me estaba proponiendo. Tengo que decir que me dieron libertad total y que nunca, nunca, intentaron influir en mis valoraciones. Chapeau!

Y así me planté un caluroso 14 de agosto, allá, en el edificio de los leones, ¡qué fuerte!

En la primera reunión en una de las pomposas salas del parlamento, un diputado del PP, representante de la Mesa del Parlamento, nos explicó, junto con la letrada, cuál sería el procedimiento a seguir.

Aquel día conocí a mis compañeros y compañeras de comité, todos propuestos por los diferentes partidos, los perfiles eran variados, pero principalmente provenían del mundo académico o eran trabajadores o ex-trabajadores de RTVE. Yo no conocía personalmente a nadie, algunos si sabía quiénes eran y durante toda la reunión me distraje (en esto sigo igual de joven que cuando estudiaba, incapaz de prestar atención más de cinco minutos seguidos) intentando averiguar quién estaba propuesto por el PP, por el PSOE, por Podemos, por Ciutadanos… No acerté casi ni una.

Los primeros días sí que hubo una cierta tirantez entre el grupo “progresista” y el grupo “conservador” y de espectadores estábamos tres o cuatro outsiders que nos mirábamos, flipados, las discusiones entre personas que ya tenían “historias” acumuladas entre ellas. Pero tengo que decir que después de esta primera fase a la hora de la valoración final todo el mundo fue basta coherente y profesional y no fue muy complicado encontrar el consenso. Incluso os puedo confesar que con quién más coincidencias tuve fue con una experta propuesta por Ciudadanos.

Volviendo a aquella primera reunión donde teníamos que decidir cuál sería la fórmula idónea de valoración ya tuvimos la primera “encallada”. Resulta que los señores diputados habían decidido y publicado en el BOE cuáles serían los criterios de evaluación y nuestro margen de decisión era prácticamente nulo, tuvimos que trabajar con unos criterios bastante marcianos, por ejemplo se valoraba con muchos puntos los años trabajados en medios de comunicación públicos y, por el contrario, no se podía valorar la experiencia de gestión en empresas que no fueran de comunicación. Este hecho, sumado a una obsesión por la objetividad de algunos de mis compañeros, hizo que en la primera fase de evaluación, la que daba más puntos, no fuéramos más que unas simples calculadoras de años trabajados a medios públicos. El resultado fue que un editor jubilado de informativos de RTVE tenía infinitamente más puntos que alguien que hubiera sido presidente, por ejemplo, del Grupo Volskwaguen y de Netflix, os recuerdo que estábamos escogiendo el Presidente que tiene que gestionar una empresa de más de 4.000 trabajadores.

Lo que tenía que ser un mes de trabajo no remunerado (¡qué os pensabais!), se convirtieron en un cuatro y después de haber avanzado una pequeña fortuna en Aves y hoteles, llegamos a un veredicto consensuado entre todos.

Ha pasado un año y no he tenido más noticias, no sé qué ha pasado con el fotimer de recursos que se presentaron, no sé si cuando haya un nuevo Gobierno (jaja) el concurso será válido o se tendrá que volver a empezar.

Lo que sí que tengo claro es que un concurso público no garantiza en absoluto la elección del mejor gestor, estoy convencido que muchos posibles candidatos, los grandes gestores en activo de este país, no se quisieron exponer a los riesgos de un concurso tan tan público, que incluso se acabó publicando la puntuación de cada candidato.

Es muy imposible establecer criterios de valoración objetivos para escoger un ejecutivo, las fórmulas del mundo académico no funcionan, la experiencia en años en sí misma no es nada, se tiene que poder valorar la calidad de los currículums y necesariamente el comité tiene que ser subjetivo, sino, ¿por qué queremos expertos? Los próximos meses se abrirá el concurso para escoger el nuevo director de Televisión de Cataluña, solo espero que los encargados de organizarlo estudien a fondo la experiencia del concurso de RTVE y no cometan los mismos errores. Los próximos años serán claves para el futuro de nuestra televisión, vienen tiempo todavía más complicados de los que estamos viviendo ahora y mira que la situación actual es terrible y necesitamos al mejor o la mejor profesional para salir del callejón sin salida.

Proa-logo

som agent estratègic

Posicionem el sector audiovisual

Coneix PROA

Més informació

últimas noticias

MÁS NOTICIAS SOBRE PROA

S'han carregat totes les notícies
No hi ha més notícies

Uneix-te a PROA

Avantatges i accés a l'àrea de socis amb informació i documentació exclusiva sobre convocatòries, ajudes i legislació del sector audiovisual

Descobreix PROA

Més informació

ÚLTIMAS NOTICIAS

S'han carregat totes les notícies
No hi ha més notícies

por qué formar parte de proa

Si tu productora se hace socia de PROA, podrás disfrutar del servicio de prensa, asesoramiento de tus proyectos, participar en networkings para socios y acceder al área privada para consultar documentos internos, propuestas, avisos y convocatorias

Ir arriba