Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

EL TIEMPO (NO) DIRÁ

Article de Lorena Lluch productora de FILMEU i presidenta d'AVANT, publicat a l’Infoproa de dilluns 13 de gener 2020.

En esta vorágine de nominaciones y premios con la que el cine español empieza el año, hay una pregunta en el ambiente que parece no querer ser hecha en voz alta: qué hay del cine valenciano?

Esta me lleva a hacer y compartir una reflexión al respecto: el análisis del audiovisual valenciano no debería pasar (todavía) por su presencia en el panorama de premios nacionales; nuestro problema a día de hoy va mucho más allá y es previo a todo esto: falta de posicionamiento, falta de estrategia, falta de visibilidad mediática y falta de apoyo político e institucional en la consideración de las productoras y el talento local como tales: industria y capacidad creativa.

Son ya demasiados los años en los que las productoras valencianas debemos rehacernos -que no reinventarnos- antes, durante y después de cada proyecto, bajo la premura de una realidad de un mercado que, además, es mutante y cambia a gran velocidad. Las productoras somos conscientes de los riesgos del sector al que nos dedicamos, en el que para cada proyecto debemos reinventar no solo la financiación, sino la manera de llegar al consumidor. Y esto afecta totalmente a los proyectos en los que nos podemos meter y en los que nos dejamos la piel. Esto es reinventarse.

Pero las productoras valencianas, antes de reinventarnos, tenemos que rehacernos. Constantemente. Porque no estamos sujetas solo a estos vaivenes, sino a problemas de base: no conseguimos -abro autocrítica- que nuestras fuentes de financiación ni nuestra Administración ni nuestros políticos entiendan (ni quizás ellos lo quieran entender -cierro autocrítica-) que somos catalizadores y parte de una industria y un NEGOCIO, y que tiene que seguir siéndolo, o acabará por volatilizarse o quedarse en un standby que nada aporte y en el que todos pierdan. Las productoras, como empresarios/as que somos, debemos tener un plan de negocio que nos permita mantenernos pagados y con una (al menos) mínima estructura para seguir asumiendo proyectos. Si no, ¿cuál es el sentido de esto? Lejos quedan ya las motivaciones de nuestros inicios de “por amor al arte”.

Pero para consolidar nuestra industria como negocio, éste pasa por hacer arte. Y el arte pasa por el talento de quien lo crea y lo lleva a cabo. Y por tanto, nuestro desempeño principal pasa por encontrar, apoyar y conducir ese talento para que hagan de nuestro producto lo que en su esencia son: obras. Y que éstas traspasen la frontera de lo local, nos den visibilidad, nos impriman un sello de identidad y nos pongan en el mapa (algo que se exige mucho por aquí). Solo así se empezará a (re)conocer el cine valenciano: con talento y visibilidad. El talento, lo tenemos; la visibilidad, ni se intuye.

Precisamente hoy, los socios de AVANT se sientan en una mesa de trabajo para estudiar las bases de la convocatoria de ayudas a la producción de 2020 del IVC. Unas bases que se han ido rehaciendo, como viene siendo costumbre, año tras año, y que lejos están de representar los parámetros del sector y la industria audiovisual de esta década: relatos globales con vocación de mercado internacional.

Y es que si continuamos ciñéndonos a determinados criterios (territorialidad, lengua, rodaje local, empadronamientos….) que constriñen los proyectos hasta hacerlos obligatoriamente locales, poco viables, encorsetados y nada orgánicos, sucede que no se permite que el talento aflore con libertad creativa, y sucede que los productores tenemos que preocuparnos más de una check-list que de trabajar con el talento para hacer cine. Y ya es bastante arriesgada la aventura de asumir un proyecto, darle vida y reinventarnos, como para tener que rehacerlo cuando llegamos a una hoja de puntuaciones o autobaremación en las convocatorias que “nos tocan”. Y ni qué decir tiene si, este proyecto, con suerte tiene IVC con ICEC con ICAA, con Eurimages, con Media… de locos las contradicciones, criterios contrarios y soluciones creativas a las que tenemos que hacer frente para que unas encajen con otras y evitar descalabros posteriores al final de la película. Pero esto daría para otro artículo.

El cine ya no tiene una bandera, ya no hay nada local que no pueda generar un interés global. Dicen que en la Comunitat estamos en el buen camino y que el tiempo dirá. Pero no podemos rehacernos en el devenir de este tiempo, cada año, cada convocatoria, con cada gobierno, con o sin televisión pública valenciana. Necesitamos unas bases, de inicio, garantistas, en las que podamos confiar para desarrollar nuestros proyectos sin vaivenes radicales en sus directrices; necesitamos el apoyo de nuestra Administración e instituciones como primera pata de un engranaje de financiación que nos permita consolidarnos para buscar la siguiente; y necesitamos, sobre todo, visibilidad y reconocimiento al talento valenciano que asoma la cabeza (creadores ¡y productoras!), sin que nos pongan la pierna encima. Y es el momento. No debemos seguir asumiendo como ordinaria la pregunta “qué hay del cine valenciano?”, ni seguir escuchando como comentario alentador “parece que por ahí se empieza a mover la industria”. No podemos seguir defendiendo con discursos que aquí hay talento, y mucho. Debemos pasar a la acción, entre todos, y demostrarlo.

Así que a quien corresponda: apertura, entendimiento, apoyo, confianza, esfuerzo, visibilidad y garantías para la industria audiovisual valenciana.

 Porque, si no, el tiempo NO dirá.

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Avant-logo
ASSOCIACIÓ VALENCIANA D'EMPRESES DE PRODUCCIÓ AUDIOVISUAL

Coneix Avant

Més informació

últimes notícies

MÉS NOTÍCIES SOBRE avant

Avant-logo
ASSOCIACIÓ VALENCIANA D'EMPRESES DE PRODUCCIÓ AUDIOVISUAL

Coneix a Avant

Més informació

ÚLTIMES NOTÍCIES

S'han carregat totes les notícies
No hi ha més notícies

per què formar part de proa

Si la teva productora es fa sòcia de PROA, podràs gaudir del servei de premsa, assessorament dels teus projectes, participar a les trobades per a socis i accedir a l'àrea privada per consultar documents interns, propostes, avisos i convocatòries entre d'altres.