Un renacer diferente

Nacho Sánchez

Nacho Sánchez

Fundador i realitzador de La Quadra
Nacho Sánchez, fundador i realitzador de La Quadra reflexiona sobre la professió i la publicitat

Hablar de esta profesión siempre es difícil. Si a ello le añades que te dedicas a la publicidad, el problema se agrava. Lo que nos diferencia del sector de la televisión o el cine principalmente es la inmediatez. El tiempo es nuestro mayor enemigo y para poder llegar a los términos acordados con cliente y agencia en la reunión de preproducción, sin sufrir daño alguno en el proceso, es necesaria la anticipación, y para poder hacerlo es imprescindible tener experiencia.
Hace unos años una alumna de universidad me comentaba que en su facultad un profesor le dijo que la experiencia no es un grado. Y la verdad es que, hoy en día, es una realidad.
La crisis que hemos sufrido en los últimos años, unida a la democratización de los medios, ha creado un nuevo periodo con cambios estructurales y significativos en nuestro sector que es necesario analizar.
Atomización del sector: durante esa época de crisis, cualquier persona con una cámara y un programa de edición podía ofrecer un servicio audiovisual. Muchos estudiantes, así como profesionales despedidos tras el cierre de productoras y Canal 9, buscan reinventarse y encontrar una salida en el mundo de la publicidad.
Universo digital: tras el desarrollo de la RRSS, las marcas necesitan dotar de contenido masivo a estos canales de difusión. Los anunciantes, ahora en crisis, utilizan la gran oferta de productoras para crear contenido a un precio muy asequible. Es un nuevo universo carente de regularización donde a diferencia de los canales convencionales (televisión, cine y radio), su producto se oferta de manera independiente. Ya no existe un “timeline” comparativo.
Trabajo en red vs. trabajo piramidal: el miedo a crear estructura genera un nuevo modelo de negocio donde las empresas trabajan con profesionales independientes, donde el trabajo en red sustituye a las antiguas formas de producir (cliente-agencia-productora). Esto fomenta el trabajo directo de clientes con freelancers.
Crisis de la publicidad: ante la crisis, los clientes desconfían de los costes de las agencias y productoras. Necesitan publicitar sus marcas en más soportes con menos dinero, y las agencias ven mermados sus ingresos. Esto propicia que agencias ofrezcan servicios de producción audiovisual de bajo coste dentro de su estructura, así como la reducción presupuestaria de las producciones externas debido a la brutal competencia.
El Branding: en este caos, el valor de marca sustituye a la antigua publicidad y nacen estudios que ofrecen un servicio integral de marca, donde el producto audiovisual tiene un valor predominante junto al diseño. Todo esto provoca que el sector sea altamente competitivo y no haya ningún tipo de normativa que lo regule.
La falta de procedimientos fiscales y metodológicos provoca que se cometan excesos por parte de anunciantes y agencias como; robo de ideas y tratamientos, impagos, cambios infinitos en postproducción, falta de liquidez por la financiación de los trabajos de clientes y agencias, devaluación de las tarifas, devaluación en la calidad del producto o falta de unión entre los profesionales. En definitiva, existe un intrusismo profesional donde las malas praxis propician un deterioro de la metodología y la falta de protección de los profesionales de la producción frente a todos estos elementos. En la Comunidad Valenciana, la crisis fue más aguda, si cabe, debido a la falta de un sector servicios (posproducción, alquiler de cámaras, plató, etc…) exceptuando algún caso aislado de éxito y la destrucción de la televisión autonómica. Históricamente, no existía un sector servicios, ya que Canal 9 y las productoras se autoabastecían de todos los servicios.
Pero, ¿cómo damos valor a nuestra profesión si no es a través de la experiencia? ¿Cómo podemos crear un sector que sea lo suficientemente fuerte para que no muera en una nueva crisis? ¿Cómo podemos crear un sector que no genere esa crisis, un sector sostenible, con fuerza, con unas buenas bases y donde la competencia sea positiva y genere una dinámica de trabajo enriquecedora entre las diferentes productoras?
Quizás la base no radique en el enriquecimiento personal, sino en el enriquecimiento mutuo. En la diferenciación por estilo, no por competencia económica. En la regularización indirecta derivada del buen uso de las herramientas, en la educación, en el buen uso común de los procesos.
De la profesionalización y no la desprofesionalización.
Creo que es en el asociacionismo donde se encuentra el verdadero motor de la dinamización del sector. El diálogo como defensa de intereses comunes. Un diálogo que genere un uso común de los elementos productivos. Una metodología común, amparada en la legalidad y la fiscalización de los procesos a través de la asociación. Todo esto es una necesidad imperativa. Es en el producto final donde debemos centrar nuestra atención. Somos por ello, productores. Es en la experiencia donde se basa la calidad.

proa

ÀREA DE SOCIS

Convocatòries, ajudes i informació exclusiva per als socis de PROA

ÀREA DE SOCIS

Més informació

últimes notícies

MÉS articles d'opinió

S'han carregat totes les notícies
No hi ha més notícies
proa

ÀREA DE SOCIS

Convocatòries, ajudes i informació exclusiva per als socis de PROA

ÀREA DE SOCIS

Més informació

ÚLTIMES NOTÍCIES

S'han carregat totes les notícies
No hi ha més notícies

vols associar-Te a proa?

Gaudiràs de l'accés a l'àrea de socis amb informació del sector audiovisual: legislació, estudis, documents de treball i ajudes.