UN FUTURO QUE AÚN NO ESTÁ ESCRITO

Artículo de Francesc Escribano productor de Minoria Absoluta, publicado en el Infoproa del lunes 9 de septiembre de 2019.

Ha sido una de las imágenes más inquietantes del verano. Y mira que hemos tenido un verano particularmente angustioso. Que si luchas de catanas en las calles de Barcelona, que si chasquidos pavorosos en la playa de Vilanova -mi pueblo-, que si vigila que igual vuelve Neymar al Barça… Pero no. No me estoy refiriendo a ninguno de estos males como los causantes de mi inquietud. La imagen en cuestión, la que todavía hace que me vuelva el sudor frío cuando la recuerdo, es la del viejo Ventura Durall certificando la triste y lenta muerte del documental catalán. Qué tremendismo, cuánta verdad y, por lo tanto, qué tristeza. Porque el artículo, como podría sugerir la imagen de Ventura retocada por la aplicación que nos muestra cómo seremos en un futuro lejano, no jugaba mucho a la distopía. Más que especular con el futuro que nos espera, después de salir de una reunión frustrante con los responsables de documentales de TV3, el escrito de Ventura nos enfrentaba a la dura realidad del presente. Y es que no hay peor distopía que este presente sin esperanza que abruma, no solo el sector documental, sino, por desgracia, a todo el audiovisual catalán. En esta misma línea también iba un artículo de Isona Passola, Presidenta de la Academia del Cine Catalán, publicado el 20 de agosto en el Punt Avui con el título “Ens afecta a tots” donde denunciaba la situación límite del sector y la inacción exasperante de los responsables institucionales y políticos.

Por todo ello, había estado rumiando, por aquello de subir todavía algo más la apuesta, hacer un tipo de #zombiechallenge y poner una foto mía transformado de zombie para ilustrar el artículo y para remachar todavía más el clavo del martirio al que nuestro sector se ve condenado. Pero después de pensármelo dos veces, he decidido que mejor que no… Que por muy mal que esté el panorama no podemos perder ni la esperanza ni caer en el desaliento. Por eso he decidido poner una foto mía de cuando era estudiante. No lo he hecho por nostalgia. Lo he hecho porque, de golpe, me he querido imaginar en qué estaría pensando y haciendo yo si tuviera veinte años. Lo he hecho porque he pensado que los profesionales del sector y los políticos responsables en la materia tendríamos que tener más memoria y tendríamos que obligarnos a ponernos en la piel de los miles de jóvenes que quieren dedicarse al audiovisual y que están actualmente estudiando o planteándose hacerlo en un futuro próximo. Ellos no solo son el futuro del audiovisual, si nos creemos aquello que tanto hemos repetido tantas veces sobre nuestro carácter estratégico, son también el futuro del país. Es precisamente por eso que necesitamos presionar mucho más. Exigir mucho más. Es por eso que PROA no puede aflojar ni puede dejar de forzar las altas instancias. Porque nos va la vida. Ah, y entre otras muchas razones, también tendremos que seguir luchando porqué esta temporada iniciamos un Máster con la Blanquerna para formar a los profesionales de un futuro que todavía no está escrito y que, en buena medida, también depende de nosotros.

Protv-logo
ASSOCIACIÓ DE PRODUCTORES DE PROGRAMES I SÈRIES DE TV

Coneix ProTV

Més informació

últimas noticias

Protv-logo
ASSOCIACIÓ DE PRODUCTORES DE PROGRAMES I SÈRIES DE TV

Coneix a Avant

Més informació

ÚLTIMAS NOTICIAS

S'han carregat totes les notícies
No hi ha més notícies

por qué formar parte de proa

Si tu productora se hace socia de PROA, podrás disfrutar del servicio de prensa, asesoramiento de tus proyectos, participar en networkings para socios y acceder al área privada para consultar documentos internos, propuestas, avisos y convocatorias

Ir arriba