LOS FESTIVALES COMO MÁSTERS DE LA VIDA

Artículo de Martín Samper, productor de No Hay Banda, publicado en el Infoproa del lunes 17 de junio de 2019.

Siempre me enseñaron que uno no se puede quedar con lo sabido, ya que el conocimiento y la cultura es algo en lo que hay que esforzarse a diario. Cuando uno tiene la suerte de trabajar en un arte como el cine, se lo debe imponer a consciencia. Para ello siempre he pensado – y lo reafirmo – lo imprescindible que es viajar a Festivales. Con 3 focos de atención esenciales: los públicos, las formas de narración y los programadores.

En 20 años de carrera he tenido la suerte de poder estar en más de 300 Festivales alrededor del mundo. Además de combinar 2 pasiones (cine y viajes), es algo que me impongo como algo necesario. Porque es el mejor Máster que se puede hacer en conocimiento cultural de la evolución del cine mundial.

El ser humano siempre ha tendido por naturaleza – y desgraciadamente cada vez más en una sociedad regresiva – al centrismo: el egocentrismo, el etnocentrismo y la endogamia profesional. En los Festivales descubres otras formas de narrar y visiones alejadas de las tuyas, películas enriquecedoras que nunca llegarán hasta aquí.

El relativismo cultural es necesario y muchas veces nos olvidamos de ello. En Cannes he conocido a directores de importantes fondos: me comentaban lo hartos que estaban de las formas narrativas impuestas y poco originales en el documental a través de una única e impuesta visión europea/americana. Los Festivales te permiten descubrir estas joyas escondidas y abrir tu mente a la diferencia como ser humano y como profesional.

El cine español en los últimos años está siendo muy ausente en los Festivales. El desconocimiento de las visiones de los programadores, de sus respectivos países y por lo tanto de sus públicos es sin duda algo que afecta.

Siempre he afirmado que forma parte de la labor del productor estar atento y con los ojos abiertos a todo lo que se hace fuera: una mayor internacionalización y visibilidad del cine español pasa por ello. Hay que “enfrentarse” con públicos que no hablan tu idioma. Además así abres tu espectro visual y descubres preocupaciones y problemáticas distintas que las que te rodean o son tu centro de atención. O al revés te das cuenta a veces que la película está mucho mejor entendida y apreciada fuera del país donde ha sido creada. Y, cuando te pones a analizarlo, entiendes el porqué.

Ahora mismo justamente lo estamos viviendo en plena gira mundial con “7 RAZONES PARA HUIR”. La película está teniendo una carrera increíble fuera de España: en 2 meses ya hemos estado en Estados Unidos, Bélgica, Brasil, la semana que viene toca empalmar Corea, República Checa, Suiza antes de un otoño más loco todavía. Antes de cada viaje hay un enorme trabajo previo sobre cómo enfocar la película ante una cultura distinta a la tuya.

En cada viaje habrá que ser más humilde ante la inmensidad creativa del planeta y más observador ante la variedad de su gente, sus culturas, sus idiomas. Alejarse de sí mismo para crear, reinventarse y arriesgar…o morir.

Proficcio-logo
ASSOCIACIÓ DE PRODUCTORES DE FICCIÓ

Coneix Proficció

Més informació

últimas noticias

MÁS NOTICIAS SOBRE PROFICCIÓ

S'han carregat totes les notícies
No hi ha més notícies
Proficcio-logo
ASSOCIACIÓ DE PRODUCTORES DE FICCIÓ

Coneix a Avant

Més informació

ÚLTIMAS NOTICIAS

S'han carregat totes les notícies
No hi ha més notícies

por qué formar parte de proa

Si tu productora se hace socia de PROA, podrás disfrutar del servicio de prensa, asesoramiento de tus proyectos, participar en networkings para socios y acceder al área privada para consultar documentos internos, propuestas, avisos y convocatorias

Ir arriba